Inicio ASP Riesgo cardiovascular en largos supervivientes de cáncer infantil

Riesgo cardiovascular en largos supervivientes de cáncer infantil

supervivientes-cáncer-infantil

..Victoria Guillén.
Los supervivientes a largo plazo de cáncer infantil pueden triplicar el riesgo de eventos cardiovasculares a medio o largo plazo (RCV). Así, las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de morbimortalidad no oncológica. Por ello, el Dr. Luís Madero López, jefe del Servicio de Oncología Pediátrica del Hospital Universitario Quirónsalud de Madrid, ha explicado en Doryos, una plataforma digital de conocimiento médico hecha por y para médicos, cómo fomentar de una manera multidisciplinar estrategias de prevención y diagnóstico, el tratamiento precoz y la mejora vital de los largos supervivientes de cáncer infantil que tienen factores de riesgo cardiovascular.

En este sentido, el especialista ha apuntado que “los largos supervivientes de cáncer comparten el riesgo específico derivado de su tratamiento con el que le corresponde también a la población general. Según varios estudios, el riesgo de morbimortalidad debido a enfermedad cardiovascular es de 1,9 a 12,7 mayor que la población normal”.

El riesgo de morbimortalidad debido a enfermedad cardiovascular es de 1,9 a 12,7 mayor que la población normal

Los tratamientos oncológicos pueden producir un amplio espectro de cardiotoxicidad. Así, las anticíclicas y los tratamientos hormonales causan valvulopatías. Por ello, el diagnóstico y la monitorización de la cardiotoxicidad requiere de un abordaje multiparamétrico que combine información aportada por la anamnesis, la exploración física, la evaluación estructural y el funcional mediante diferentes biomarcadores analíticos y diferentes pruebas de imagen. Sin embargo, solo un pequeño porcentaje de supervivientes de cáncer infantil son diagnosticados. En este sentido, un número importante de ellos tiene una enfermedad subclínica o un potencial riesgo cardiovascular que no ha sido evaluado. “Los factores de riesgo cardiovascular más evidentes son la administración de antraciclinas y la radioterapia mediastínica”, ha manifestado el Dr. Madero.

Cerca de un 60% de los supervivientes de cáncer infantil podrían tener algún grado de miocardiopatía

Así, las antraciclinas producen una miocardiopatía crónica con un tiempo de latencia variable que depende de la dosis administrada y de la forma de administración. Cerca de un 50-60% de los supervivientes podrían tener algún grado de miocardiopatía. Además, el riesgo de disfunción cardiaca asintomática es del 57% a los 6,4 años. Por otro lado, la radioterapia mediastínica también produce cardiotoxicidad. Es decir, causa una fibrosis que puede aparecer entre meses y años tras su administración. Y, generalmente, aparece cuando las dosis son superiores a 30-40 Gy. La acción de la radioterapia se potencia cuando se e administra también antraciclinas y es típico en linfomas. Especialmente, en pacientes con linfoma Hodgkin.

Según el Dr. Madero, “el diagnostico se realiza a nivel asistencial mediante la ecografía, siendo la fracción de eyección de ventrículo izquierdo el principal parámetro para evaluación de la función ventricular. No obstante, la exactitud diagnostica de la ecografía convencional viene condicionada por una baja reproductividad y sensibilidad para detectar variaciones”.  Por ello, la utilización de ecografía 3D para cuantificar la fracción de eyección reduce la variabilidad a menos del 6%. Asimismo, es una técnica recomendada por muchas guías, ya que tiene una alta concordancia cuando se compara con resonancia cardiaca.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de morbimortalidad no oncológica

“El papel de los biomarcadores cardiovasculares en pacientes supervivientes de cáncer infantil es principalmente para la estratificación del riesgo y el diagnostico precoz subclínico de la enfermedad. Concretamente, las troponinas y el Péptido Natriurético. Sin embargo, todavía no existe evidencia que avale su uso rutinario”, ha acuñado.

Por último, el Dr. Madero ha recalcado que “las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de morbimortalidad no oncológica. Por ello, se hace imprescindible realizar una mejoría en la monitorización de la función cardiaca en los largos supervivientes de cáncer infantil. En este sentido, la administración de antraciclinas y radioterapia mediastínica son los factores de riesgo más determinantes. Además, existe un importante grupo de supervivientes con enfermedad cardiovascular subclínica o no diagnosticada”.

Doryos
Doryos es una plataforma digital de conocimiento médico hecha por y para médicos. De todas las especialidades, desde un estudiante a un médico senior con diferentes formatos siempre audiovisuales, ágiles y atractivos. Liderado por médicos, impulsado por instituciones del sector sanitario y con un comité editorial que vela por la calidad de los contenidos.

Noticias complementarias: