Inicio ASP Uso de la sanidad pública, los impuestos por llegar

Uso de la sanidad pública, los impuestos por llegar

Intensiva-triaje

..Luis de Haro. Director general de iSanidad.
Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”. De momento sigue existiendo la idea de que la sanidad es gratuita, que no se paga. Lo mismo sucedía hace poco con las autovías. Estas carreteras ya se construyeron con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, es decir, con nuestros impuestos, y en breve se va a pagar por su uso. Van a dejar de ser “gratuitas”.

El Covid-19 ha sido una catástrofe para nuestra sociedad, de hecho, la está cambiando. Se están sucediendo cambios sociales, políticos, culturales, tecnológicos… Entre otras muchas cosas, también ha cambiado el gasto público, que ha subido de manera exponencial para tratar de salir de la pandemia y recuperar niveles económicos previos. El problema es que para este gasto mayor hace falta mayores ingresos. Así, el Gobierno está buscando fórmulas para lograr ese incremento de ingresos. Hay distintos impuestos nuevos, otros simplemente se están subiendo. También se están restringiendo los incentivos al ahorro o a la inversión.

¿Mismo camino para los impuestos por el uso de sanidad que las autovías? “Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”

Después de las autovías, la siguiente estación podría ser la sanidad pública. Hay un “run run” en la sociedad que dice que los que más la usan deberían aportar algo más. Es el mismo criterio que con las carreteras, los que más las usan podrían ser los que más paguen.

El uso de los servicios hospitalarios o la atención primaria en tiempos de “estrecheces”, ¿deberían tener un coste extra? Por otro lado, ¿debe pagar más quién más la usa o quién tiene mayor capacidad económica? Si se abre la puerta a pagar por el uso de algo que ya se ha pagado, como las autovías, ¿por qué no pagar por el uso de los servicios sanitarios. Electoralmente sería un completo desastre, pero la verdad es que alguien tendrá que pagar esta «orgía de gasto público».

Noticias complementarias