Inicio ASP La ley de pandemias y el modelo sanitario pendiente

La ley de pandemias y el modelo sanitario pendiente

..Luis de Haro. Director general de iSanidad.
Parece que la famosa ley de pandemias es la mejor solución a los problemas que el SARS-CoV-2 está generando. Se haga lo que se haga ni se va a recuperar a los fallecidos ni se va a recuperar a los que lo sufren por razones sanitarias, económicas o sociales. Es evidente que una ley de pandemias no dejará de ser un parche, una forma de afrontar unos retos para los que no estamos preparados.

Lo que hace falta no es solo esta ley de pandemias, que sí es necesaria. Lo que hace falta es adaptar el sistema sanitario al siglo XXI. Se trata, en definitiva, de aprender de la experiencia, lo que debía hacer una sociedad inteligente. Nos hemos cansado de oír que tenemos la mejor sanidad del mundo, dando “alegría” a los ránkings que nos ponían medallas. Sin embargo, hemos estado ciegos y sordos para los cambios que nos pedían los profesionales con mucha vehemencia.

Además de hacer una ley de pandemias hay que adaptar el sistema sanitario al siglo XXI

Se han consumido varios lustros sin modificar una atención primaria que se ahoga. Las sociedades científicas, las enfermeras, los pacientes… todo el mundo ha pedido mejoras, pero desde las administraciones se ha hecho poco o nada. Se han pedido planes de educación para la salud, de mejora de la atención primaria, de contratación y jubilación o de formación de profesionales. Prácticamente no se ha escuchado nada, se ha avanzado muy poco. No es la ley de pandemias lo urgente, lo urgente es incluir esta ley en el futuro del sistema sanitario, que sí es urgente.

Lo que hace falta no es solo inversión, también planes de futuro. Se trata de hacer un estudio serio, con las implicaciones económicas, sociales, políticas, organizativas o tecnológicas que correspondan. Si la gripalización es lo más parecido a una “patada a seguir”, la ley de pandemias parece también el truco del almendruco. Que no nos engañe nadie porque no servirá de nada si no se incluye en un plan más ambicioso.

Noticias complementarias