Inicio ASP La trastienda de la sanidad en pandemia. Ángel Puente

La trastienda de la sanidad en pandemia. Ángel Puente

Círculo-de-la-Sanidad
SONY DSC

..Ángel Puente, presidente del Círculo de la Sanidad.
Anuario iSanidad 2021.
A pocos días de dar por finalizado el segundo año marcado por la pandemia, es buen momento para hacer balance de la situación de la sanidad y poner nombre a los retos que 2022 nos pone de frente, un año en el que esperamos decir adiós al Covid-19. Sería injusto hacer este repaso de la situación sin destacar, por encima de otras cosas, el esfuerzo, trabajo y excelente capacidad de resiliencia demostrada por la ciudadanía, ejemplo de solidaridad más allá de nuestras fronteras, con las altas tasas de vacunación.

También la labor de los profesionales sanitarios que nos han cuidado y nos cuidan en esta ardua travesía que nos ha tocado vivir. Junto a los médicos, el personal de enfermería, los fisioterapeutas, terapeutas, celadores y una larga lista, han sido y son fundamentales en la trastienda de la asistencia sanitaria. Pero más injusto sería pasar por alto a los grandes del silencio en este escenario sanitario, a los profesionales que, dentro del sector de la salud, velan porque los hospitales puedan ofrecer una asistencia completa y con garantías.

Junto a los médicos, el personal de enfermería, los fisioterapeutas, terapeutas, celadores y una larga lista, han sido y son fundamentales en la trastienda de la asistencia sanitaria

¿Qué sería de los magníficos facultativos de nuestra sanidad sin el personal de limpieza, seguridad, mantenimiento o electromedicina?, ¿podrían los centros sanitarios mantener la excelencia en el servicio sin las lavanderías hospitalarias, el personal de logística o los profesionales del ámbito de los gases medicinales, tan trascendentales durante esta crisis? Rotundamente no. Y es aquí donde se encuentra la clave del funcionamiento de nuestro sistema sanitario, la perfecta conexión entre el trabajo de los facultativos y los grandes del silencio, esos profesionales, en muchos casos invisibles, que están detrás de lo visible haciendo girar la rueda para que los centros sanitarios puedan ofrecer una atención completa.

Ahora que nos acercamos a los últimos coletazos de la pandemia, es momento también de recuperar y poner sobre la mesa los retos y desafíos de un sistema sanitario que ha quedado tocado –pero no hundido– por el Covid-19, que, además, ha acentuado algunas de sus carencias. En este horizonte, la formación de los profesionales es uno de los pilares que debemos fortalecer, pues la medicina es esa profesión en la que los años de estudio no se limitan a la universidad, sino que son una constante durante la larga carrera de los facultativos. Y en estas líneas de reconocimiento, sería igualmente injusto no mencionar el esfuerzo de las empresas para contribuir a esta formación, no solo en el ámbito asistencial sino también en el entorno de las organizaciones y los directivos sanitarios.

La formación de los profesionales es uno de los pilares que debemos fortalecer

Hablamos de una industria que también pertenece a la lista de los silenciados de la sanidad y a la que no siempre se le reconoce el esfuerzo. Con todo, ponemos broche final a un año en el que la colaboración público-privada ha sido fundamental en la gestión de la pandemia y volvemos a la casilla de salida de una nueva partida en la que debemos contar con todas las herramientas disponibles para afrontar los retos de una única sanidad, la de todos y para todos, formada por lo público y lo privado y que debemos fortalecer desde las alianzas y mecanismos que han demostrado encajar.

Noticias complementarias: