Inicio ASP Por la creación de la espacialidad en medicina de urgencias y emergencias:...

Por la creación de la espacialidad en medicina de urgencias y emergencias: «tu seguridad, nuestra especialidad». Dr. Tato Vázquez (Semes)

Dr.-Tato-Vázquez

..Dr. Tato Vázquez Lima, presidente de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes).
Anuario iSanidad 2021.

Se cumplen casi dos años desde la declaración del estado de alarma. Un tiempo extremadamente duro para los profesionales sanitarios, en el que se ha demostrado la fortaleza del trabajo conjunto en diversas especialidades, que han colaborado al unísono pata servir con seguridad a la población. Desde ese trabajo en equipo, queremos llamar la atención sobre determinados aspectos. Siempre se ha dicho que el sistema de urgencias y emergencias es la válvula de seguridad del sistema sanitario. Pero las válvulas también se rompen, especialmente si existen disfunciones que las tensan demasiado. El Ministerio de Sanidad debería valorar aspectos regulatorios que afectan a la gobernanza de la sanidad o a la información y seguridad de los pacientes y familiares.

La atención sanitaria urgente en España supone un volumen importante en el conjunto de prestaciones que el Sistema Nacional de Salud pone a disposición del ciudadano. Este volumen supuso el año 2019 cerca de 30 millones de consultas en los servicios de urgencias hospitalarios (SUH) y 6 millones de atenciones en los sistemas de emergencias médicas (SEM). Igualmente supone la entrada de casi el 60% de los pacientes que ingresan en los hospitales, lo que refuerza la necesidad de abundar en la adecuada formación de sus profesionales.

La atención sanitaria urgente en España supone un volumen importante en el conjunto de prestaciones que el SNS pone a disposición del ciudadano

Muchos de estos usuarios corresponden a capas de población vulnerables o en riesgo -pacientes crónicos, complejos, oncológicos, niños, paliativos, demencias, maltratos, ancianos y pacientes frágiles o con trastornos mentales-, a los que los SUH y los SEM españoles proveen una asistencia permanente todo el año. Así lo recogen el informe de 2015 “Servicios de Urgencias Hospitalarios: derechos y garantías de los pacientes”, de los Defensores del Pueblo, así como el informe del Consejo Económico y Social, de agosto de 2015. Sin embargo, los profesionales de urgencias y emergencias no tienen regulada su formación en este país. No tiene lógica, en pleno siglo XXI, dejar la prestación médica urgente y emergente sujeta a interpretaciones de todo tipo, como consecuencia de su conformación personal y profesional heterogénea y dispar.

Deberíamos asegurar una atención dentro de los parámetros de calidad y seguridad, en línea con lo que ocurre en la mayoría de países desarrollados (en la UE está reconocida la especialidad en 22 países). En mayo de 2019, la 72ª Asamblea de la OMS instó a todos sus Estados Miembros a desarrollar sistemas de urgencias y emergencias y una especialización adecuada de los profesionales, como garantía de equidad, igualdad y salud en los sistemas sanitarios y para evitar “millones de defunciones y discapacidades a largo plazo debidas a traumatismos, infecciones, enfermedades mentales, exacerbaciones agudas de enfermedades no transmisibles y otros trastornos de urgencia”. El colectivo de urgencias y emergencias es el segundo más numeroso de los que conforman la clase médica en España.

Los especialistas en MUE son la garantía de equidad en la asistencia de los procesos tiempo-dependientes que pueden comprometer la vida del paciente

A partir de estos datos del propio Ministerio, la mayoría de la red de hospitales la constituyen centros sin la presencia de multiespecialidades en todos los tramos horarios. Así, los especialistas en MUE son la garantía de equidad en la asistencia de los procesos tiempo-dependientes que pueden comprometer la vida del paciente. La no existencia del título de especialista en MUE impide garantizar la homogeneidad de formación de todos los profesionales que ejercen en los SUH y los SEM del Sistema Nacional de Salud, como tampoco asegura la uniformidad en los cientos de millones de actos médicos que cada año se practican.

Llama la atención que en España sí exista la especialidad en el ámbito militar, mientras en el ámbito civil sigue siendo solo un deseo de decenas de miles de profesionales. Los servicios incrementan su calidad, formación e investigación cuando tienen profesionales que han decidido vocacionalmente dedicarse a dicha actividad (en España el 10% de los MIR elegirían MUE si estuviese disponible en la oferta). Es absolutamente necesaria la creación de la especialidad de medicina de urgencias y emergencias y resolver un problema histórico de nuestro sistema sanitario para afrontar definitivamente la equiparación de nuestros profesionales con sus homólogos europeos.

Noticias complementarias: