Inicio ASP Dr. Jesús Cisneros: «Los tratamientos láser son eficaces y tienen un menor...

Dr. Jesús Cisneros: «Los tratamientos láser son eficaces y tienen un menor impacto en la calidad de vida»

Coordinador del área de Urología del Hospital HLA Universitario Moncloa

Dr.-Jesús-Cisneros

..Redacción.
Anuario iSanidad 2021.
La hiperplasia benigna de la próstata es una patología cuya prevalencia se incrementa con la edad de los pacientes, llegando a afectar al 90% de los varones de más de 80 años. Además, es una de las enfermedades que origina un mayor gasto sanitario. El Dr. Jesús Cisneros, coordinador del Área de Urología del Hospital HLA Universitario Moncloa, repasa las alternativas actuales de tratamiento y destaca los beneficios de los nuevos abordajes mínimamente invasivos sobre la recuperación y la calidad de vida de los pacientes.

La hiperplasia benigna de la próstata es una patología cuya prevalencia se incrementa con la edad de los pacientes, llegando a afectar al 90% de los varones de más de 80 años

¿Qué es la hiperplasia benigna de próstata y cómo puede afectar a la vida cotidiana de los hombres?
La hiperplasia benigna de la próstata es el agrandamiento de la próstata que ocurre en los varones a partir de los 40 años, aproximadamente. Este agrandamiento, que ocurre en la parte central, produce una obstrucción al vaciado de la vejiga y, como consecuencia de esa obstrucción progresiva, aparecen los primeros síntomas. Los más habituales son los síntomas obstructivos, como orinar con mucha menos fuerza, y los síntomas irritativos, fundamentalmente el aumento de las veces que se orina, la urgencia y la incontinencia. Progresivamente pueden aparecer otras complicaciones, como que al no vaciar completamente la vejiga se forman piedras, episodios de infecciones e, incluso, el desarrollo de insuficiencia renal.

¿Por qué se produce? ¿Cuál es la causa de esta patología?
Conocemos la existencia de la enfermedad desde la antigüedad, porque hay descripciones egipcias y chinas de hace 3.000 años, pero no hemos avanzado gran cosa en su conocimiento. Sigue siendo una enfermedad de causa desconocida y de tratamiento desconocido. Lo que si sabemos es que hay algunos factores que influyen, como el envejecimiento. Las alteraciones en el balance hormonal que suceden con la edad hacen que, sin que sepamos exactamente por qué, empiece a crecer la próstata. La edad sería la causa más importante, pero también influyen otros factores como la diabetes, la insuficiencia cardíaca, el estilo de vida o la obesidad.

El tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata varía desde la vigilancia al tratamiento médico o quirúrgico, según indica el Dr. Jesús Cisneros

Una vez que ya se diagnostica un paciente, ¿qué factores intervienen en el tratamiento y en la técnica que se elige para tratarlos?
Es una enfermedad benigna cuyo tratamiento tiene que ver fundamentalmente con la importancia de los síntomas. Tampoco es lo mismo tener 40 años y estar en el inicio de la enfermedad, que tener 80 años y estar ya en una fase muy avanzada. El tratamiento varía desde la vigilancia al tratamiento médico y, por fin, al tratamiento quirúrgico. Dentro del tratamiento quirúrgico hay técnicas menos radicales, que tratan el crecimiento sin extirpar la parte central de la próstata que ha aumentado y técnicas que sí extirpan parte o la totalidad de la próstata. Básicamente, el tamaño de la próstata es lo que va a decidir qué tipo de técnica utilizamos. Hasta los 40 años, que es cuando empieza a crecer, el tamaño normal de la próstata está en torno a unos 20 gramos.

Tradicionalmente, en próstatas de hasta 70-80 gramos se realizaba resección transuretral, un abordaje a través de la uretra, en la que se extirpa la próstata en pequeños trozos. A partir de los 80 gramos, normalmente, se extirpaba la próstata por vía abierta. Ambas son técnicas muy resolutivas, que se siguen usando en la actualidad, pero que cuentan con algunos inconvenientes, fundamentalmente el riesgo de hemorragias, la posibilidad de eyaculación retrógrada y las molestias que pueden causar una herida y una estancia prolongada en el hospital. Por eso, desde hace unos cuantos años el tratamiento de la hiperplasia benigna de la próstata ha evolucionado y ahora se realiza con diversos tipos de láseres, como el láser verde o el láser de holmio, que nos sirven para obviar estos problemas.

La hiperplasia benigna de próstata sigue siendo una enfermedad de causa desconocida, aunque hay algunos factores que influyen, como el envejecimiento

¿Qué es el sistema Rezum y como se utiliza para tratar la hiperplasia benigna de próstata?
El sistema Rezum es uno de los tratamientos que se está abriendo paso en los últimos años. Básicamente, consiste en un abordaje por vía transuretral, que consiste en inyectar vapor de agua en el interior de ese crecimiento prostático. Este vapor de agua va a producir una necrosis de ese tejido y, por lo tanto, va a producir una desaparición de esa obstrucción. Es un sistema muy sencillo, que no lleva más de 5 o 6 minutos y se puede realizar con sedación, por lo que prácticamente en todos los casos se puede realizar de manera ambulatoria. No obstante, también tiene límites. Por ejemplo, en próstatas por encima de 70 u 80 gramos no se suele utilizar. El sistema Rezum está indicado, sobre todo, para aquellos pacientes que no quieren tomar medicación y quieren verse liberados de esos síntomas. El principal inconveniente es que, posiblemente, no garantice una solución definitiva para el problema con el paso del tiempo.

Usted es el coordinador del área de urología del Hospital HLA Moncloa, ¿cuál es el principal valor o lo que les diferencia de otros equipos de urología de otros hospitales?
El principal valor que nosotros ofertamos a nuestros pacientes es nuestra amplia cartera de servicios en el campo de la patología prostática benigna. Realizamos desde los procedimientos más tradicionales hasta los más modernos, desde la resección transuretral o el abordaje abierto, que ya prácticamente no se utiliza, pero se podría ofrecer, hasta las técnicas más avanzadas, como el láser verde, el láser de holmio o la cirugía robótica, que nos permite abordar cualquier tipo de patología prostática benigna con la máxima seguridad y eficacia.

El sistema Rezum consiste en un abordaje por vía transuretral, que consiste en inyectar vapor de agua en el interior de ese crecimiento prostático

¿Con el uso de las nuevas técnicas se obtiene una mayor efectividad? ¿Hasta qué punto benefician al paciente respecto al proceso de recuperación y su posterior calidad de vida?
Los tratamientos con láser o cirugía robótica son igual de eficaces que la cirugía abierta, aunque se pueden realizar con mayor seguridad y con un menor impacto en la calidad de vida de los pacientes, que pueden retomar su vida normal en 24-48 horas, sin necesidad de ingreso o transfusión.

Noticias complementarias