Inicio ASP Una terapia sistémica triple reduce el riesgo de progresión de cáncer de...

Una terapia sistémica triple reduce el riesgo de progresión de cáncer de próstata metastásico en un 50%

terapia-triple-cáncer-próstata

..Redacción.
Tras décadas sin avances sustanciales, en los últimos diez años se ha producido una revolución en el tratamiento de los pacientes con cáncer de próstata metastásico hormonosensible de novo con la adición de diversos tratamientos a la terapia de supresión androgénica. Ahora, un estudio realizado por el consorcio europeo Peace, donde ha participado el Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) ha demostrado que la adición de abiraterona al tratamiento de supresión androgénica y docetaxel mejora tanto la supervivencia libre de progresión radiográfica como la supervivencia general.

Esta terapia sistémica triple podría convertirse en un estándar de tratamiento para los pacientes de cáncer de próstata metastásico de novo. Los resultados de la investigación se han publicado recientemente en The Lancet. Sus datos preliminares ya se avanzaron durante la celebración del último congreso anual de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO).

La adición de abiraterona al tratamiento de supresión androgénica y docetaxel mejora tanto la supervivencia libre de progresión radiográfica como la supervivencia general

El objetivo del estudio, en el que participaron 1.173 pacientes, era evaluar la eficacia y la seguridad de incorporar la abiraterona, un fármaco inhibidor de la biosíntesis de andrógenos de segunda generación, junto con prednisona al tratamiento combinado de supresión androgénica y docetaxel, un fármaco de quimioterapia. Los participantes se dividieron en diferentes grupos para buscar cuál era la combinación de nuevas terapias que ofrecía un mejor resultado.

«Este es el primer ensayo que muestra que una terapia sistémica triple mejora los resultados de los pacientes de cáncer de próstata metástasico de novo». Así lo indica el Dr. Joan Carles, uno de los autores del artículo y jefe del Grupo de Tumores Genitourinarios, del SNC y Sarcoma del VHIO, que forma parte del Campus Vall d’Hebron. «Sus hallazgos, combinados con la evidencia de otros estudios, inciden en la idea de que la intensificación temprana del tratamiento es más efectiva que el uso de los tratamientos que se usan secuencialmente cuando la enfermedad se ha vuelto resistente», señala.

El Dr. Joan Carles subraya que es el primer ensayo que muestra que una terapia sistémica triple mejora los resultados de estos pacientes

Mejora de la supervivencia libre de progresión y supervivencia general
Los diferentes tratamientos que se han probado en el estudio no eran novedosos. En estudios previos ya habían demostrado su eficacia en el manejo de los pacientes con cáncer de próstata resistente a la castración como hormonosensible metastásico. Ahora, por primera vez, se ha planteado su uso desde el inicio de forma combinada y no secuencialmente.

«La combinación que hemos visto que tiene un mejor resultado es aquella en la que se administra la abiraterona combinada con prednisona junto con la privación de andrógenos y docetaxel. Se pudo observar que el riesgo de progresión de la enfermedad se reducía en un 50% con esta combinación, pasando de 2,05 años de media sin progresión a 4,46, y que el riesgo de mortalidad también bajaba un 25%», recalca el Dr. Joan Carles. Asimismo, destaca que esto se ha logrado con un incremento de la toxicidad manejable y aceptable.

Con la triple combinación la supervivencia ha llegado hasta los 60 meses

De esta forma, se ha podido ver como, desde los 36 meses de supervivencia que se conseguían con la deprivación androgénica, se pasaba a los 42 meses al añadir quimioterapia, y a los 53 meses cuando el tratamiento supresor se combinaba con abiraterona. «Ahora, con la triple combinación, esto ha llegado hasta los 60 meses. Una cifra que es muy buena si se tiene en cuenta que, al 85% de los enfermos que progresaban haciéndose resistentes a la castración en el brazo de control, se les administraban fármacos que habían demostrado que incrementaban la supervivencia en esta situación, con lo que es posible que estas cifras hubieran sido todavía superiores en caso de no haber sido así», explica.

Además, es importante destacar que los fármacos usados ya han sido aprobados para el tratamiento de la enfermedad. «Podrían ser implementados en nuestra práctica clínica de inmediato, ya que son fármacos que por separado están aprobados en esta indicación terapéutica. Los resultados, claramente positivos, son alentadores y deberían favorecer la interacción entre las distintas especialidades para poder beneficiar finalmente a los enfermos con cáncer de próstata metastásico de alto riesgo, sensible a las hormonas», añade el Dr. Joan Carles.

Dr. Joan Carles: «Podrían ser implementados en nuestra práctica clínica de inmediato, ya que son fármacos que por separado están aprobados en esta indicación terapéutica»

El estudio llevado a cabo por el consorcio Peace se ha centrado en los pacientes de cáncer de próstata metastásico de novo. Así, no está claro si esta triple terapia podría beneficiar a los pacientes metacrónicos. Es decir, aquellos en los que aparecen lesiones metastásicas después de un tiempo del diagnóstico de una primera neoplasia. «Como mínimo, los pacientes con una alta carga metastásica que están lo suficientemente en forma para ser tratados con docetaxel deben ser considerados para esta triple terapia sistémica. Es de destacar que la abiraterona está aprobada para el cáncer de próstata metastásico en muchos países y está cerca de convertirse en un medicamento genérico en todo el mundo», afirma.

Otra de las dudas que falta por resolver es si la combinación de un tratamiento sistémico de primera línea tan intensivo con radioterapia en el tumor primario podría proporcionar beneficios clínicos adicionales para estos pacientes de cáncer de próstata metastásico. «Este próximo análisis se realizará cuando se alcance el número planificado previamente de eventos de supervivencia general y supervivencia libre de progresión en la población de hombres que presentan diseminación metastásica de bajo volumen», concluye el Dr. Joan Carles.

Noticias complementarias