Inicio ASP El farmacéutico comunitario, imprescindible para controlar la EPOC y mejorar la supervivencia...

El farmacéutico comunitario, imprescindible para controlar la EPOC y mejorar la supervivencia de estos pacientes

farmacéutico-comunitario-EPOC

..Pablo Malo Segura (Sevilla).
«La figura del farmacéutico comunitario, en combinación con el resto del personal sanitario, es necesaria e imprescindible para controlar la EPOC, mejorar la calidad de vida y aumentar la supervivencia de estos pacientes». Así lo ha señalado Lisardo García Matarín, miembro de los grupos de trabajo de hipertensión arterial y enfermedad cardiovascular, de gestión sanitaria y calidad asistencial, de gestión del medicamento, inercia clínica y seguridad del paciente y de respiratorio de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), durante el 22 Congreso Nacional Farmacéutico que se celebra en Sevilla hasta el 22 de septiembre.

La sesión técnica Avances en el tratamiento de la EPOC y rol del farmacéutico comunitario, patrocinada por AstraZeneca, ha sido moderada por Encarnación García Bermúdez, coordinadora del departamento de información del medicamento y atención farmacéutica del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Sevilla. En ella, se han abordado datos de la EPOC, tratamientos y los puntos clave para que los farmacéuticos comunitarios pueden mejorar la asistencia. «Nuestra función puede ser muy importante para derivar a los pacientes que lo necesitan y aún no lo saben, así como para trabajar la adherencia terapéutica y la educación en dispositivos de inhalación», ha comentado García Bermúdez.

El rol del farmacéutico comunitario puede ser fundamental para educar en el uso correcto de los dispositivos de inhalación

Funciones del farmacéutico comunitario en el control de los pacientes con epoc
El farmacéutico comunitario tiene un papel clave a la hora de controlar a los pacientes con EPOC. En concreto, en comprobar si el paciente sigue fumando, si está empleando las dosis que el médico le ha prescrito y si comete errores críticos en el manejo del dispositivo. Lisardo García ha señalado que «médicos y farmacéuticos deben ver si el paciente saca las medicinas y cumple los plazos, cómo afecta la EPOC a su calidad de vida (Test CAT) y comprobar la adherencia al tratamiento (Test TAI)».

La adherencia terapéutica por patologías presenta gran variabilidad en España. «Solo entre el 32-33% de los pacientes con asma o EPOC cumplen adecuadamente el tratamiento», ha lamentado. En este contexto, ha abogado por la sinergia profesional entre el farmacéutico comunitario y el médico de atención primaria para comprobar la adherencia al tratamiento, evaluar la calidad de vida y adiestrar al paciente en el uso correcto de los dispositivos de inhalación. «Propongo que una persona en la farmacia sea especialista y conozca bien los dispositivos de inhalación para poder explicárselos al paciente y que este los utilice bien. Si el dispositivo es más fácil de usar y solo requiere un uso diario habrá un mejor cumplimiento del tratamiento».

Solo alrededor de uno de cada tres pacientes con EPOC siguen adecuadamente el tratamiento

Epidemiología de la EPOC en España
Respecto a la prevalencia global, Lisardo García ha comentado que la situación de la EPOC en España es casi igual que hace 20 años. En el grupo de 40-69 años en 1998 la prevalencia global era del 9,1% y en 2018 del 11,8%, mientras que en las mujeres de este grupo la diferencia es aún mayor 3,9% (1998) y 9,4% en 2018. En total, cerca de tres millones de personas tienen EPOC en España. Además, esta enfermedad tiene un infradiagnóstico del 75% y es la tercera o cuarta causa de mortalidad en nuestro país. «La EPOC genera un gasto muy elevado, el 2% del presupuesto en salud. Tiene un enorme gasto sanitario y social, pero solo estamos viendo la punta del iceberg».

La EPOC tiene un infradiagnóstico del 75% en España y genera un enorme gasto sanitario y social

EPOC y tratamiento
La EPOC es una enfermedad crónica muy prevalente, compleja, heterogénea, altamente infradiagnosticada y en aumento, sobre todo en el sexo femenino. Además, del diagnóstico clínico es necesario realizar espirometrías para confirmar un diagnóstico correcto. Las exacerbaciones y las comorbilidades ensombrecen el pronóstico y la calidad de vida del paciente. Por ello, Lisardo ha indicado que hay que luchar para prevenirlas. «Los paciente con comorbilidades corren un mayor riesgo de sufrir exarcebaciones. Por ejemplo, un paciente con cáncer de pulmón tiene un 85% de más de probabilidades de exacerbar».

En cuanto al tratamiento, Lisardo ha señalado que «la broncodilatación es la base del tratamiento farmacológico de la EPOC estable para la mayoría de los pacientes con EPOC«. A esta terapia se debe añadir un corticoide inhalado, cuando esté indicado por exacerbaciones frecuentes. «El uso del dispositivo formoterol, glicopirronio bromuro y budesonida (Trixeo Aerosphere) en un solo dispositivo ha demostrado disminución de exacerbaciones, mayor adherencia al tratamiento, menos consumo de recursos sanitarios y menor mortalidad en comparación con la doble broncodilatación sola o la triple terapia abierta (LABA-CI + LAMA)«, ha asegurado.

El uso del dispositivo formoterol, glicopirronio bromuro y budesonida en un solo dispositivo ha demostrado disminución de exacerbaciones, mayor adherencia al tratamiento, menos consumo de recursos sanitarios y menor mortalidad

Finalmente, ha destacado que la atención primaria y la farmacia comunitaria ocupan un lugar privilegiado para el seguimiento, abordaje y coordinación con la hospitalaria del paciente con EPOC. «En todas las visitas de seguimiento debe incidirse en el consejo antitabaco», ha recordado.

Noticias complementarias