Inicio ASP Teresa Mesonero: “Si la Enfermería Familiar y Comunitaria trabajase con otras especialidades...

Teresa Mesonero: “Si la Enfermería Familiar y Comunitaria trabajase con otras especialidades se enriquecerían aún más los cuidados”

Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria

Enfermería-Familiar-y-Comunitaria

..Cristina Cebrián.
Teresa Mesonero,
especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria, comenta con iSanidad la situación actual de la especialidad. Así, en el marco de la campaña Nursing Now y en colaboración con EnferConsultty, Mesonero explica la necesidad de trabajar con otras especialidades. Solo así se podrán enriquecer mucho más los cuidados a la población.

Mesonero, que también es experta en técnicas de meditación y en trabajo grupal con cuidadores, recuerda que los cuidados son esenciales para el ser humano. Sin embargo, todavía queda mucho camino por recorrer en este ámbito y en el de la Enfermería Familiar y Comunitaria. 

En ocasiones se ha comentado que la especialidad de Enfermería Familiar y Comunitaria puede presentar ciertas incompatibilidades con otras especialidades, como la Geriatría o la Pediatría, ¿cómo se rebate esto?
Realmente hay espacio para todas las especialidades enfermeras. Coexisten parcelas comunes a la vez que específicas en el ámbito del cuidado de diferentes especialidades. Trabajando en equipo y en colaboración, la población solo puede beneficiarse de la diversidad de visiones e intervenciones.

Las enfermeras aprendemos desde el principio que el trabajo en equipo es un valor inestimable de nuestra profesión

enfermería-familiar-y-comunitariaLas enfermeras aprendemos desde el principio de nuestra formación que la colaboración y el trabajo en equipo con diferentes visiones tanto en prevención, promoción y recuperación de la salud, son un valor inestimable de nuestra profesión. Y solamente así es como la población se beneficia de un cuidado holístico.

Esta actitud de las enfermeras familiares y comunitarias está ya implantada en Atención Primaria con otras especialidades como el equipo de Cuidados Paliativos. También está facilitado por las enfermeras de Enlace con la Atención Especializada. Si pudiéramos trabajar con enfermeras de otras especialidades, como Pediatría o Geriatría, enriquecería aún más los cuidados a la población. 

¿Es fácil hoy en día ejercer la Enfermería Familiar y Comunitaria?
Hablaría más en términos de complejidad. Realizar una valoración enfermera de la persona, la familia o la comunidad; incluyendo patrones funcionales físicos, estructurales, psicológicos, emocionales, relacionales y sociales requiere de una visión global. Así como de unas habilidades complejas que las enfermeras vamos desarrollando desde el principio de nuestra formación.

En España el ratio está en 5,2 enfermeras por cada 1.000 habitantes, muy lejos de los 15.4 enfermeros que tiene Dinamarca

Posteriormente con toda la información obtenida en la valoración, las enfermeras nos planteamos unos objetivos y un plan de cuidados consensuado con la persona, la familia o la comunidad. Planteando actividades adaptadas a las necesidades.

También evaluamos periódicamente y al final del proceso si las intervenciones y actividades están siendo adecuadas y coherentes con el proceso.

Además, están los problemas estructurales como el ratio enfermera/paciente; la falta de reposición y la disminución del número de enfermeras tanto en Atención Primaria como en Atención Especializada. En España el ratio está en 5,2 enfermeras por cada 1.000 habitantes, muy lejos de los 15.4 enfermeros que tiene Dinamarca que encabeza la lista. Las enfermeras españolas tienen un gran reto y están haciendo un grandísimo esfuerzo para que no disminuya la calidad de la atención ni la seguridad de los pacientes. 

¿Qué la diferencia de otras especialidades?
En esencia las enfermeras ofrecemos a las personas cuidados profesionales, esto es lo que tenemos en común. La complejidad del proceso enfermero requiere de herramientas específicas en cada grupo de edad y patología. Las especialidades enfermeras nos dan esta visión más específica en los distintos grupos de edad, etapas vitales y patología.

La Enfermería Familiar y Comunitaria tiene como misión la prevención, promoción y recuperación de la salud del individuo, la familia y la comunidad

enfermeraLa enfermera de Familia y Comunitaria tiene como misión la prevención, promoción y recuperación de la salud del individuo, la familia y la comunidad. La OMS ha especificado muy bien las cualidades que la distinguen. “Ha de contar con conocimientos profundos sobre la complejidad, tanto de las personas, familias y grupos como de las interacciones que se producen entre ellos. Así mismo, ha de conocer la comunidad en la que ofrece servicios, los recursos disponibles, las diferentes maneras de interactuar entre sus miembros, etc.”

Previendo así mismo que esta especialista esté “preparada para intervenir en órganos de salud pública. Ya que ella puede identificar elementos en el barrio o en la comunidad que influencian de manera positiva o negativa en la salud de la familia y las personas que la componen. Por lo que deberá ser una activa participante de la comunidad en lo que se refiere a programas de salud, incluyendo colegios locales, organizaciones no gubernamentales, grupos de la comunidad, culturales, sociales, religiosos, etc. elaborando una acción comunitaria como un elemento esencial de la Atención Primaria de Salud”. 

¿En qué consisten las técnicas de meditación y el trabajo grupal con cuidadores que realiza?
Hace más de 20 años que en el Centro de Salud Ciudad Jardín donde trabajo detecté la necesidad del apoyo grupal para favorecer la adquisición de hábitos saludables. La creación de un grupo de Educación para la Salud donde se facilita a la población el adquirir hábitos saludables tanto a nivel físico, psicológico y social.

A través de la práctica de atención a la respiración, entrenamos la manera correcta de prestar atención

En este grupo realizamos práctica de meditación basada en Mindfulness, con el método “Mindfulness Based Mental Balance” (MBMB) desarrollado por el Dr. Santiago Segovia Vázquez. Y vamos alternando técnicas y reflexionando sobre las dificultades que pueda tener cada participante. Individualizando así el proceso de adquisición de habilidades en las distintas prácticas.

mindfulnessA través de la práctica de atención a la respiración, entrenamos la manera correcta de prestar atención y esta actividad incluye la adquisición de actitudes como el “darnos cuenta” de lo que ocurre en el momento presente, el desarrollo de “serenidad” y “ecuanimidad”. Esta clase de observación nos va a permitir autorregular nuestras emociones e intenciones. Así como la forma en que interpretamos la realidad. Lo cual es la base de nuestro bienestar psicológico, de nuestra plenitud y felicidad.

Este aprendizaje es la base de una reestructuración cognitivo-emotivo-motivacional que lleva a adquirir un bienestar psicológico no dependiente de factores externos. Tampoco de la autogratificación (felicidad hedónica). Más bien depende del desarrollo de nuestros valores y virtudes que nos llevan a sentirnos vivos, plenos y auténticos, favoreciendo el autocuidado.

No podríamos sobrevivir sin cuidarnos unos a otros y menos en situaciones de fragilidad o dependencia

En la estructura del grupo hay un espacio para la reflexión sobre las dificultades que plantea el ser cuidador. Y entre todos encontramos herramientas para ir aumentando conocimientos, habilidades y mejorando actitudes hacia el cuidado personal y familiar.

¿Qué importancia tiene prestar atención a los cuidadores de los pacientes?
Una de las finalidades de este grupo es el apoyo a los cuidadores. El grupo favorece que se creen redes sociales de apoyo a la vez que la práctica de Mindfulness favorece una visión más serena y ecuánime de la sobrecarga a la que se enfrentan los cuidadores; dándose cuenta de las actitudes a cambiar para favorecer y potenciar el autocuidado y la compasión tanto hacia ellos como hacia la persona a la que cuidan.

Los cuidados entre las personas son esenciales para el ser humano. No podríamos sobrevivir sin cuidarnos unos a otros. Y menos en situaciones de fragilidad o dependencia. Bien conocemos que ser cuidador requiere una implicación enorme tanto física como emocional. Todas las intervenciones que se realicen en este sentido van a transcender a los individuos potenciando una sociedad mas humanizada.

Noticias complementarias