Inicio ASP Salud de la mujer: infrainvestigada, infradiagnosticada e infratratada

Salud de la mujer: infrainvestigada, infradiagnosticada e infratratada

Salud-mujer-infrainvestigada-infradiagnosticada

..P.M.S.
Hombres y mujeres pueden padecer las mismas enfermedades, pero los determinantes biológicos, sanitarios y sociales provocan que algunas patologías tengan diferente sintomatología, pronóstico y respuesta a los tratamientos. Para la profesora María Trinidad Herrero Ezquerro, catedrática de anatomía y embriología de la Universidad de Murcia y miembro de la Real Academia Nacional de Medicina, la igualdad en salud entre hombres y mujeres todavía es una asignatura pendiente. «La salud de la mujer está infrainvestigada, infradiagnosticada e infratratada, cuando representamos el 50% de la población mundial». Así lo ha señalado durante un desayuno informativo organizado por la compañía Organon, centrada en mejorar la salud integral de la mujer, en el marco del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, que se celebra el 28 de mayo.

Dr. Héctor Bueno: «Es un error extrapolar a las mujeres conocimientos acerca de enfermedades que generalmente han sido estudiadas para hombres»

El Dr. Héctor Bueno, cardiólogo del Hospital 12 de Octubre, coordinador del Área de Investigación Cardiovascular e investigador del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), ha señalado que «es un error extrapolar a las mujeres conocimientos acerca de enfermedades que generalmente han sido estudiadas para hombres». En este sentido, ha lamentado que «las mujeres están infrarrepresentadas en los ensayos clínicos«, lo que provoca mayor incertidumbre en los tratamientos.

En concreto, la representación de las mujeres en la fase inicial de los ensayos clínicos se encuentra entre el 21% y el 32%, con diferencias por patologías. «Los resultados de estos estudios, realizados con un procedimiento científico estricto, pero con una premisa sesgada desde el inicio, han hecho que se asuman realidades de salud que no concuerdan con los determinantes de salud de las mujeres. Y no solo esto, sino que biológicamente los sistemas inmunológico, endocrino o cerebral no funcionan ni reaccionan igual en ambos sexos, incluso en las respuestas a los tratamientos», ha indicado la profesora Herrero.

La representación de las mujeres en la fase inicial de los ensayos clínicos se encuentra entre el 21% y el 32%, con diferencias por patologías

El Dr. Bueno considera necesario un cambio cultural. Además, ha expuesto que la presencia de investigadoras principales aumenta la participación de las mujeres en los ensayos clínicos. Para solucionar la desigualdad existente, José María Bleda, sociólogo experto en determinantes sociales de la salud y profesor de sociología en la Universidad de Castilla-La Mancha, reclama políticas públicas claras con leyes financiadas. Además, pide la participación de la ciudadanía en la toma de decisiones.

La profesora Herrero considera fundamental que se conozca que las mujeres enferman de forma diferente para que puedan acudir al profesional si es necesario. Por este motivo, asegura que «es necesario incorporar la asignatura de medicina de género en las facultades de ciencias de la salud«. En esta línea, también piensa que es prioritaria la formación de los profesionales de atención primaria, que siguen de cerca a los pacientes. En definitiva, destaca la importancia de la concienciación, los proyectos de investigación y el trabajo multidisciplinar para equilibrar los estudios y la calidad de vida de los mujeres.

Profesora María Trinidad Herrero: «Es necesario incorporar la asignatura de medicina de género en las facultades de ciencias de la salud»

Determinantes biológicos, sanitarios y sociales
En cuanto a los determinantes biológicos, el Dr. Bueno explica que el principal es el genético, que imprime las diferencias por sexo. «Desde el punto de vista cardiovascular, por ejemplo, los estrógenos, que predominan entre la adolescencia y la menopausia, son fundamentales en la mujer». Otro aspecto biológico esencial es el menor tamaño corporal de las mujeres que, entre otros, afecta a las dimensiones de órganos y arterias. Asimismo, el metabolismo, la masa y la composición del organismo es distinto. «Las mujeres tienen una proporción de grasa mayor que los hombres, lo que afecta a la acumulación o eliminación de algunos fármacos», precisa.

Además, el Dr. Bueno apunta que en las historias clínicas, tradicionalmente, se han recogido factores de riesgo cardiovasculares como colesterol alto, hipertensión, tabaco, diabetes… «Sin embargo, hay factores de riesgo específicos de las mujeres que no se preguntan pese a que también tienen una gran relevancia en la historia natural de la enfermedad cardiovascular: menopausia (natural o quirúrgica), uso de anticonceptivos, factores relacionados con el embarazo (diabetes gestacional o preeclampsia), enfermedades autoinmunes…», argumenta.

Respecto a los determinantes sociales, José María Bleda considera que «los ingresos económicos, el nivel de educación, el lugar donde viven, la ocupación profesional o los múltiples papeles sociales que desempeñan influyen en la salud de las mujeres por razón de su género». Bajo su punto de vista, se trata de un problema estructural y recuerda que los cuidados de la familia suelen recaer en las mujeres.

Profesor José María Bleda: «Los ingresos económicos, el nivel de educación, el lugar donde viven, la ocupación profesional o los múltiples papeles sociales que desempeñan influyen en la salud de las mujeres por razón de su género»

«Tener que compaginar estos cuidados con su trabajo fuera del hogar implica un conflicto de roles, que generalmente desemboca en problemas de salud mental, debido a factores tales como: estrés, ansiedad, depresión o trastornos de conducta alimentaria», manifiesta. Asimismo, subraya que cada día hay mayor conciencia sobre la relación directa de la salud y enfermedad de las mujeres con estos factores sociales.

Por su parte, la profesora Herrero apunta que «los determinantes sanitarios en el contexto de la salud con perspectiva son decisivos. Si bien las mujeres y los hombres somos diferentes biológicamente, además, tenemos diferentes circunstancias sociales, culturales y económicas y, por lo tanto, riesgos de enfermar diferentes».

Organon: innovación y la atención sanitaria con perspectiva de género
«Para mejorar la salud integral de las mujeres, en Organon ponemos en marcha diferentes vías, como la búsqueda de la innovación y el impulso de una atención sanitaria con perspectiva de género, porque creemos que mejorando el conocimiento acerca de las necesidades de salud de las mujeres, estaremos un paso más cerca de lograr una sociedad saludable para todos«, concluye Cristina Alzina, directora ejecutiva de Negocio de Organon España.

Noticias complementarias