Poder utilizar sistemas de monitorización universal por marcador, ventaja de la citometría de flujo para el seguimiento de pacientes CAR-T

Simposio Terapia CAR-T en el mieloma múltiple: desde el laboratorio a la clínica, en el Congreso Nacional de Hematología, Hemoterapia, Trombosis y Hemostasia

citometría-CAR-T

..Pablo Malo Segura / Barcelona.
«En los últimos años, la terapia con células CAR-T se ha convertido en una nueva herramienta terapéutica para el mieloma múltiple refractario recidivante con un número exponencialmente mayor de ensayos clínicos». Así lo ha señalado el Dr. Alberto Orfao, catedrático y director del Servicio General de Citometría de la Universidad de Salamanca, durante el simposio Terapia CAR-T en el mieloma múltiple: desde el laboratorio a la clínica, celebrado en el LXIV Congreso Nacional de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) y XXXVIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH), #Hemato2022, que coincide en Barcelona con el 38º Congreso de la Sociedad Internacional de Hematología (ISH).

«La monitorización basada en PCR de las células CAR-T inicialmente ha demostrado ser más sensible para la monitorización de células CAR-T de muy bajo nivel. Sin embargo, la citometría de flujo se utiliza cada vez más debido a sus múltiples ventajas y su mayor sensibilidad», ha explicado el Dr. Orfao. En este sentido, ha analizado las potenciales aplicaciones de la citometría de flujo en la terapia CAR-T en mieloma múltiple. «La gran ventaja de la citometría de flujo es poder utilizar sistemas de monitorización universal por marcador», ha asegurado. Además, ha indicado que desde el punto de vista molecular hay que adaptar la técnica a cada CAR-T que se utilice.

La citometría de flujo se utiliza cada vez más para la monitorización de células CAR-T debido a sus múltiples ventajas y su mayor sensibilidad

«Por otro lado, un aspecto muy relevante es la posibilidad de monitorizar en la misma muestra simultáneamente no solo las células tumorales y las células en sangre circulantes, sino también otro tipo de células que podrían ser muy relevantes para entender el comportamiento clínico de pacientes tratados con células CAR-T», ha destacado. Según ha precisado, el objetivo de la monitorización es identificar el grado de expansión y persistencia de esas células una vez infundidas al paciente. «Los pacientes que tienen menor expansión serían los que tienen mayor probabilidad de progresión a corto plazo».

Además, el Dr. Orfeo ha señalado que los datos preliminares sugieren que los pacientes con mieloma múltiple que muestran respuestas duraderas pueden tener números ligeramente diferentes de subconjuntos específicos de células CAR-T en el pico de CAR-T en sangre en comparación con aquellos que recaen o no responden. No obstante, se han encontrado resultados controvertidos a este respecto. «Las células CAR-T expandidas in vitro e in vivo muestran una composición muy heterogénea, con diferencias significativas entre diferentes pacientes, pero un impacto aparentemente limitado en el resultado del paciente», ha expuesto.

La recuperación temprana de células B y células plasmáticas está asociada con la eliminación de células CAR-T en la sangre

Además, ha indicado que la recuperación temprana de células B y células plasmáticas está asociada con la eliminación de células CAR-T en la sangre. «Se necesitan más estudios en series más grandes de pacientes para determinar la posible asociación entre la pérdida temprana de aplasia de células B/PC y el resultado del paciente», ha precisado.

Investigación básica y traslacional en terapia con células CAR-T en mieloma múltiple: más allá de BCMA
El Dr. Michael Hudecek es un experto internacional en terapia CAR-T que trabaja en la Universidad de Würzburg (Alemania). Dirige un laboratorio de investigación traslacional en CAR-T donde se desarrollan nuevas estrategias de ingeniería genética para reprogramar a las células CAR-T. Durante su ponencia ha expuesto nuevas dianas inmunes con potencial terapéutico más allá del BCMA y los mecanismos implicados en en la resistencia a la terapia CAR-T.

«Ambas estrategias permiten mejorar el diseño de los productos CAR-T del futuro con el fin de aumentar la expansión y persistencia del linfocito CAR-T dirigido frente a las células plasmáticas del mieloma y prolongar la respuesta», ha explicado la Dra. Virginia González, del Complejo Asistencial de Salamanca y moderadora del encuentro junto al Dr. Albert Oriol, del ICO-Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona.

En concreto, el Dr. Michael Hudecek ha destacado que SLAMF7 es un objetivo fuerte de CAR-T en el mieloma múltiple. Por otro lado, se ha referido a la iniciativa T2evolve, una nueva alianza de líderes académicos y de la industria en inmunoterapia contra el cáncer bajo la Iniciativa de Medicamentos Innovadores (IMI) de la Unión Europea, que busca acelerar el desarrollo y aumentar la conciencia y el acceso de los pacientes con cáncer a la inmunoterapia con células inmunitarias que albergan un receptor de células T (TCR) modificado genéticamente o un receptor de aumento quimérico sintético (CAR). En este sentido, se ha referido al reto que supone la heterogeneidad en la liberación y el seguimiento de productos de células T modificadas.

La heterogeneidad en la liberación y el seguimiento de productos de células T modificadas supone un reto

Anticuerpos monoclonales biespecíficos
La Dra. Gunjan Shah, hematóloga del Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York (Estados Unidos), ha compartido sus conocimientos relacionados con el trasplante autólogo hematopoyético en mieloma múltiple y en terapia CAR-T. En concreto, ha abordado la evidencia actual sobre las estrategias dirigidas frente a BCMA en el tratamiento del mieloma múltiple, especialmente las distintas terapias con linfocitos CAR-T y los anticuerpos monoclonales biespecíficos.

La Dra. Shah ha indicado que hasta ahora la FDA ha aprobado dos terapias CAR-T frente a BCMA, ide-cel y cilta-cel. Ambos son autólogos, dirigidos a BCMA y aprobados para pacientes con cuatro o más líneas de tratamiento. Por su parte, BiTE está aprobado en Europa pero no Estados Unidos. La hematóloga ha destacado «las respuestas generales altas y la duración prometedora con ide-cel y cilta-cel y teclistimab».

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Economía

Accede a iSanidad

Síguenos en